Bases para una alimentación consciente y nutritiva

Comemos porque nuestras células necesitan energía orgánicamente pero, comiendo, también nos nutrimos emocional y energéticamente. De esta manera recibimos la energía más esencial de los alimentos y productos con los que nos alimentamos.

A nuestro organismo, de manera integral, le hacen falta los nutrientes de los alimentos para encontrarse con energía y equilibrio con el medio.

Alimentación consciente
        Así, de manera muy reducida y esquemática, … al organismo le hacen falta:
Las grasas para estar desinflamado y flexible,

Las proteínas para formar estructuras,

Los hidratos de carbono para obtener energía rápida,

El agua porque nuestras células viven en un medio acuoso,

Las vitaminas para modular procesos,

Los minerales para facilitar las reacciones químicas,

Los fitonutrientes para optimizar los procesos metabólicos.

Herramientas para minimizar la ingesta de sustancias tóxicas que encontramos en los alimentos

Cuando ingerimos estos alimentos, también, de manera casi inevitable, ingeriremos sustancias tóxicas pero, para intentar minimizarlas a ellas y a sus efectos, disponemos de herramientas:

  • Cuidar nuestra microbiota para que nos ayude a estar en equilibrio con el medio.
  • Cuidar nuestro hígado para gestionar mejor la toxicidad.
  • Si comemos carne, que sea de ganadería extensiva (sin hormonas de crecimiento y antibióticos).
  • Si comemos pez que sea pequeño (menos metales pesados) y salvaje (no de piscifactoría).
  • Cuando comemos grasas (aceites, yema del huevo, pez azul, semillas, …) no las calentemos.
  • Cuando comemos proteínas, no las mezclamos entre ellas (legumbres, carne, pez, …) y las acompañamos con verdura.
  • La fruta, entre horas y a mordiscos (no en zumo).
  • El azúcar y los otros edulcorantes, a la basura!
  • Para beber: agua filtrada!
  • Los vegetales, muchos y de muchos colores. Imprescindible que sean de temporada y sin pesticidas.
  • Los productos envasados que sean pocos y de máximo, 4 ingredientes.
  • Cada día comemos alimentos vivos (que lleven bacterias): fermentados y germinados!
  • Los cereales que sean integrales para poderlos asimilar más lentamente y que no nos roben las vitaminas y minerales que tenemos acumulados.
  • Que en nuestro botiquín haya, sobre todo, hierbas curanderas.
  • Comamos bastante más alimentos de origen vegetal que de origen animal.
  • Comamos alimentos que nos ayuden a inmunomodular (como las setas) y no tanto a defendernos.
  • Comamos cuando tengamos hambre, no cuando tengamos ansia o aburrimiento.
  • Dejemos, al menos, 12 horas de descanso digestivo entre la última comida de ayer y lo primero de hoy.
  • Comamos de muchos colores!
  • Comamos en un ambiente que nos guste.
  • Comamos desde la conciencia y no desde la rutina.

¡ ponle color a tu plato !

aliments i colors
Te proponemos que tu alimentación se componga de alimentos y no de productos:

Los alimentos nos los aporta la natura y nos nutren.

Los productos nos los aporta la industria, y, la mayoría, a pesar de que nos pueden llenar la panza, su valor nutritivo es muy bajo y, su toxicidad, es relevante.

La boca es la entrada de nuestro sistema digestivo. La entrada del mundo a nuestro organismo, a nuestro templo.

No hay boca sana en un sistema digestivo desequilibrado. Ni a la inversa.

Creemos en la salud integral de nuestro organismo, de nuestro templo y, por lo tanto, te instamos a hacer una mirada global a tu persona para mejorar en tu equilibrio.

 

Judit Camp i Nus

juditcampinus@gmail.com

www.juditcampinus.blog