Ortodoncia Postural-Deportiva

La Ortoposturodoncia, neologismo creado por el Dr. Michel Clauzade, habla del “arte” de alinear el cuerpo del paciente, respecto al centro de gravedad, con la terapia de oclusión dental.

Los dientes sanos son esenciales para una buena postura y el control del estrés. La resistencia somato-emocional, los problemas personales y asegurar un rendimiento de alta calidad para el atletismo es mejorar la calidad de vida de las personas. Hay que tener muy presente que cada vez que hacemos movimientos dentarios, óseos, musculares, actuamos sobre la oclusión sea conservando o extrayendo un diente y estamos actuando sobre el SNC. Esto puede no afectar al paciente, si es capaz de compensarlo, adaptándose a este cambio corporal y postural, o bien afectarlo produciendo dolores musculares, óseos u otros como vértigo o mareo.

Cada diente contiene neuronas que informan al sistema nervioso central (SNC) de la oclusión que mantiene la boca en cada momento. Por lo tanto, la oclusión forma parte del sistema postural del cuerpo formado por tres componentes fundamentales interrelacionados:

  • El tono muscular (el estado de semicontracción permanente en que se encuentran los músculos estriados del cuerpo).
  • La postura (como la actividad refleja de un organismo respecto de su adaptación al espacio. Es la posición que adopta nuestro cuerpo para actuar, para comunicarse, para aprender, para esperar, …).
  • El equilibrio (depende del sistema laberíntico y plantar y de todo un conjunto neurofisiológico que debe actuar en buenas condiciones de ortoposturodoncia para mantener diferentes actitudes o gestos, permanecer inmóvil o lanzar su cuerpo en el espacio, resistiendo el efecto de la gravedad).

Ortodoncia Miofuncional Myobrace ®

Myobrace es un enfoque ortodóntico sin brackets, para ayudar a alinear los dientes y los maxilares. El tratamiento se enfoca a corregir los malos hábitos orales que son la causa real de los dientes apiñados.

Esto implica al menos 3 profesionales, ortodontista, osteopatía y logopeda, deben trabajar conjuntamente.

Myobrace es una ortodoncia basada en el trabajo de diferentes etapas, suelen ser 3, diseñada específicamente para corregir los malos hábitos orales a la hora que trata los maxilares superior e inferior, y los problemas de desarrollo que provocan dientes mal alineados, ejerciendo fuerzas ligeras sobre los dientes para llevarlos a una mejor posición.

El tiempo del tratamiento con el Myobrace es comparable al tratamiento con brackets, pero en lugar de tener los aparatos pegados a los dientes, Myobrace es un removible y tan sólo necesita utilizarse unas horas al día. Utilizando Myobrace 2 horas de día y toda la noche, diariamente, y combinándolo con una serie de ejercicios miofuncionales, es suficiente para lograr un cambio real. Cualquier esfuerzo extra tendrá un resultado extraordinario.

A veces se precisan otros aparatos para complementar el tratamiento, como pistas o topes, brackets o aparatos de expansión, según se valore cada caso.

El Sistema Myobrace es similar a un programa de entrenamiento, funciona si lo trabajas. Se necesita un compromiso serio diario y mucha persistencia para poder conseguir los mejores resultados. También depende de la biología inherente al paciente y la capacidad al cambio, por lo que se pueden dar resultados rápidos o necesitar mayor perseverancia. Los malos hábitos internos son difíciles de erradicar, así que cuanto antes se inicie el entrenamiento, mejor será el crecimiento y los beneficios más permanentes.

Al ser un aparato preformado, adaptado y escogido según medidas dentarias y erupciones dentales, el coste es mucho más ajustado que los aparatos diseñados y hechos a medida e individuales.

Posteriormente, durante el seguimiento, habrá revisiones periódicas mensuales, combinadas o no con osteopatía y / logopedia, por trabajo postural, respiratorio y muscular global, según el caso y lo que las profesionales evalúen y decidan por la mejora el paciente.

Suelen ser 3 fases, 3 aparatos, de máximo 6 meses cada uno, un total de 18 meses de tratamiento, siempre y cuando el paciente haga las revisiones como es debido y siga las instrucciones indicadas.

A diferencia de la ortodoncia tradicional, el objetivo del Myobrace no es únicamente enderezar los dientes anteriores, sino también eliminar las influencias negativas en el desarrollo dental y facial del paciente, y de la manera más respetuosa y según el tempo de cada paciente, posible. Este es el mayor beneficio del tratamiento.

En los niños, como resultado de mejorar los incorrectos hábitos orales, pueden desarrollar mejor su cara, llegando a su potencial genético. Otros beneficios en salud, generado por el Myobrace, incluyen una mejora postural, menos posibilidades de alergias, menos problemas con los dientes, la boca y las articulaciones (ATM), menos problemas de columna, y muchos más.

Se pretende eliminar hábitos en un futuro, respiración, deglución y cambios posturales como consecuencia, por tanto, mejora corporal global.

Trabaja sobre todo el sistema y no sobre los dientes, creando menos fuerzas a las superficies radiculares y por tanto, dejando un movimiento dentario más respetuoso y natural gracias al trabajo muscular que actúa de fuerza en movimiento.

Es un tratamiento poco visible y estético, pero sí se ve por el color que tiene y el volumen que ocupa con los labios.

Cuando hablamos de recidiva post-tratamiento debemos decir que sí puede existir, pero mucho menos probable porque la estabilidad dental se da gracias a la oclusión entre ellas y la fuerza que las acompaña, musculatura labial-facial y lingual.

No han sido reportados efectos secundarios nocivos del tratamiento Myobrace. Como los aparatos utilizados inicialmente son muy flexibles, permiten una mayor adaptación al paciente, al ejercer fuerzas ligeras e intermitentes para ayudar a re-entrenar los músculos y la forma de respirar, hay muy poca posibilidad de derivar a lesiones y urgencias. La recomendación de la doctora es siempre revisar el proceso del paciente regularmente para ver las mejoras, los aparatos no provocan irritaciones y los cambios en el alineamiento de los dientes y los maxilares son apoyados por los músculos que lo rodean.

Hay pocas razones por las que no se pueda utilizar, no resulte el esperado o no funcione. El sistema Myobrace requiere ser utilizado diariamente durante un largo período de tiempo. Los pacientes no cooperadores no llegan a obtener buenos resultados. La edad también es un factor significativo, el paciente mayor es más difícil de cambiar sus malos hábitos y mover los dientes. Los pacientes con un apiñamiento severo y con discrepancias en los maxilares, pueden no poder retener el Myobrace en boca y esto puede limitar las posibilidades del tratamiento. Puede haber otros factores limitantes, por lo tanto cada caso en diagnóstico y tratamiento es individual y por cualquier problema nos podéis llamar.

El mejor momento, edad, es cuando el paciente está creciendo y los primeros dientes permanentes aparecen en boca (en torno a los 5-10 años de edad). Cuando se descubren los malos hábitos orales de manera temprana, es mejor iniciar el tratamiento en este momento. Los pacientes mayores de 15 años de edad también pueden ser tratados, pero los problemas y los hábitos que les han causado son más difíciles de cambiar en esta etapa.

Siempre informamos al paciente de la pautas a seguir, en higiene, mantenimiento, como evitar o promocionar más un movimiento concreto, e indicamos una serie de ejercicios que podemos empezar a trabajar hasta que visite la logopeda. Tal y como se ve en las fotografías.

  1. Material flexible, para utilizar en casos extremos y mejorar la comodidad del paciente y su cooperación. Se utilizan al principio para ayudar a la adaptación e inicial el movimiento de forma suave.
  2. La lengüeta, escudo y elevadores, entrena la lengua para que ocupe su posición correcta.
  3. Bumpers labiales extendidos, trabajo labial externo.
  4. Dynamicore ™, es un esqueleto que da dureza y ayuda a ensanchar las arcadas dentales. No todos lo llevan, depende de la función está o no.

Ortodoncia libre de metales: Invisalign®

Creemos que la mejor técnica ortodóntica, siempre que no haya alteraciones esqueléticas, es la utilización de brackets (straight wire). Pero muchos pacientes no quieren, no toleran o tienen una incompatibilidad hacia las aleaciones metálicas de estos aparatos. También es cierto que en etapas avanzadas de arcos de acero, la rigidez de éstos puede crear un colapso en la respiración cráneo-sacra.

La idea de utilizar series de alienadores para mover los dientes no es nueva en la ortodoncia. En 1945 el Dr. Kesling describió por primera vez el concepto de movimiento dental a través de una serie de fases individuales.

La Técnica Invisalign®, es la nueva forma de alinear los dientes de manera invisible, sin aparatos metálicos, y sin restringir los movimientos craneales. El tratamiento con Invisalign® es el primer método que combina la ciencia ortodóntica con gráficos informáticos en 3D absolutamente personalizados para cada paciente.

Los alineadores están fabricados con un plástico transparente y delgado, policarbonato, prácticamente invisibles cuando se llevan durante todo el tratamiento, y cada 15 días se cambian y hacen un movimiento de 0,25mm. Están hechos a medida para encajar mejor y poder mover los dientes gradualmente, según un plan predeterminado y estudiado por el ortodoncista, que se visualiza con anterioridad en imágenes 3D.

El movimiento más fisiológico, que da tiempo y espacio en el hueso, ligamentos, encía que rodean al diente a efectuar sus remodelaciones y que controla la fuerza con la que mueve los dientes hacia la posición correcta de una forma gradual y con la posibilidad de mover sólo aquellos dientes que se necesitan, son sus principales ventajas. Aparte tenemos más estética, mejor higiene y menos dolor.