Retirar Amalgamas

Entre los síntomas generales asociados al mercurio están: la irritabilidad, depresión, picores, fatiga, pies i manos fríos, sensación de hinchazón, fallos de memoria, angustias, estreñimiento y temblores de manos.

Existen numerosos estudios que nos avisan de su efecto tóxico que puede repercutir en nuestra salud. Por lo tanto, recomendamos retirar estas reconstrucciones en personas que presentan síntomas en la boca, enfermedades de tipo autoinmune o mental, ya que muchos experimentan mejoría de su estado después de retirar sus empastes de amalgama.

Es interesante testar con kinesiología y valorar en cada persona si compensa tenerlos o si nos está interfiriendo en nuesta salut integral.

Estamos de acuerdo con Dr. Maths Berlin, coordinador de Seguridad Química de la OMS, cuando dice «Todo médico, cuando sus pacientes sufren patologías poco claras y enfermedades autoinmunes, debería considerar la posibilidad de que el mercurio que sale de sus amalgamas sea una de las causas de esta sintomatología «.

La amalgama de plata es una obturación dental de aleación de mercurio con otros metales como la plata, el estaño, el cobre y el zinc.

Algunas personas con síntomas físicos o mentales experimentan mejoría después de la extracción de sus reconstrucciones de amalgama. Es por ello que a OSICS recomendamos valorar el cambio de este material por otro no tóxico, es más, que sea biocompatible.

Se ha verificado, mediante autopsias humanas, la existencia de una correlación entre el número de amalgamas en boca y la concentración de mercurio inorgánico en diferentes tejidos del cuerpo, especialmente en el tejido glandular y cerebral.

Una amalgama dental suele contener entre 120 y 570 mg de mercurio. Este metal se libera muy lentamente en la boca en forma de vapores de mercurio y de iones en la saliva. Los vapores de mercurio pueden ser absorbidos por los pulmones, desde donde se incorpora a la circulación sanguínea o bien pasa a ser oxidado en el cerebro, quedando retenido en depósitos en él varios años. El mercurio puede causar degeneración neuronal y alterar el funcionamiento de muchos procesos fisiológicos de nuestro cuerpo.

Os recordamos que nosotros seguimos el protocolo de seguridad indicado para la extracción de estos empastes si decide cambiarlos por otros más biocompatibles, y que por tanto, no se pueden extraer sin esta metodología estricta.

Durante su puesta y extracción colocamos un dique de goma, doble aspiración y máscaras, para profesionales y paciente, con filtros de mercurio.

Podemos aplicar, además, la Terapia Neural para eliminar la irritación producida por estas reconstrucciones en el sistema nervioso. Recomendamos, también, acompañar el proceso de retirada con una detoxificación de metales pesados ​​a través de complementación alimentaria.

En el caso de las mujeres embarazadas, el mercurio también cruza la barrera placentaria, por lo que accede al sistema nervioso del feto durante su desarrollo y, además, se incorpora a la leche materna.

Los metales de la amalgama, al estar inmersos en la saliva, se comportan más como los electrodos de una batería, originando una corriente eléctrica. Hay que tener en cuenta, por ello, que si hay otros metales presentes en la boca (fundas de metal-porcelana, puentes, esqueléticos y implantes, etc), estos también generarán corriente junto a las reconstrucciones metálicas.

En 1991 la Organización Mundial de la Salud determinó que las amalgamas dentales son la principal fuente de exposición a mercurio para la población general. Su uso está prohibido o restringido en otros países y se estudia su prohibición en toda la Unión Europea, ya que causa un fuerte impacto sobre el medio ambiente, paradójicamente, parece ser que en salud no tanto!

Se ha investigado la posible relación de estas obturaciones con el desencadenamiento diversas enfermedades como la fatiga crónica, dolores de cabeza y migrañas, fibromialgia, neuralgias, colon irritable, gastritis, depresión y otras alteraciones físicas o psiquiátricas. Y en boca se han relacionado también con síntomas como la gingivitis, alergia de contacto, liquen plano, pérdida del gusto, sabor metálico, boca seca, boca ardiente, dolor en la mejilla, inflamación de la lengua, etc.

What do you want to do ?

New mail

What do you want to do ?

New mail

Artículos Relacionados:  http://osics.cat/blog-3/

What do you want to do ?

New mail

Artículos Relacionados:  http://osics.cat/blog-3/

What do you want to do ?

New mail