Salud bucodental y orientación nutricional

A medida que nuestra comprensión de la enfermedad de la caries y su tratamiento mejora, lo hace también la odontología, cambiando el enfoque quirúrgico por otro de Mínima Intervención. Se quiere conseguir que en pocos años, la restauración clínica de la caries sea el último recurso de tratamiento.

Poniendo énfasis en la identificación y la prevención, y ocupándonos de fomentar una relación de comprensión entre doctor y paciente, conseguiremos cada vez un mayor número de pacientes interesados ​​en esta práctica. Serán pacientes que se someten felizmente a una serie de pruebas rutinarias y sencillos procedimientos preventivos contra la caries, en lugar de tener que enfrentarse a frecuentes intervenciones clínicas.

Para prevenir las enfermedades bucodentales y, por tanto, las derivadas como consecuencia de éstas, resulta muy efectiva la combinación de la limpieza mecánica profesional, la instrucción de higiene de uno mismo, la motivación al paciente, una dieta sana y medicamentos que ayudan a fomentar la remineralización.

La caries es una enfermedad multidisciplinar, se da si hay presencia de la bacteria que la origina, Streptococcus mutans, con azúcar, hidratos de carbono, y una superficie para desarrollarse, los dientes. Por lo que es importante controlar estos tres factores para evitar que se desarrolle la caries.

Medidas preventivas óptimas

  • Animar al paciente a cambiar ciertos hábitos alimentarios perjudiciales y proponer un estilo de vida más saludable.

  • Mostrar al paciente cómo mantener una higiene bucal adecuada, especialmente con el uso de productos basados en Flúor, reveladores de placa y colutorios antibacterianos.

  • Concienciar de la necesidad de realizar revisiones regulares que incluyan tests de saliva y bacteriológicos.

  • Corregir el desequilibrio mineral dental. Esta opción preventiva es posible ahora gracias a la aparición del CPP-ACP (Recaldent ™), un complejo formado por un Fosfopéptido de Caseína (CPP) y Fosfato cálcico amorfo (ACP). Recaldent ™, aporta gran cantidad de iones libres de calcio y fosfato en el esmalte dental que son transformados en cristales de fosfato cálcico. Productos como el Recaldent ™, están disponibles hoy en día en el mercado y otros más lo estarán en el futuro.

  • Emplear ionómeros de vidrio fluorados para proteger las fisuras en molares en erupción. El proceso de restauración de cavidades puede ser considerado como una oportunidad para además de restaurar, proteger el diente, empleando por ejemplo ionómeros de vidrio fluorados.

Prevenir la caries es posible si el paciente está dispuesto a cambiar sus hábitos. Para que la prevención de la caries sea efectiva, deberán mejorar la dieta y el cepillado. En la práctica, los tratamientos de prevención activa intentan reducir los factores de riesgo de la caries y fomentar la remineralización.

Hay que pararse a pensar en un dato: ¿cómo es posible que más del 90% de los pacientes que se visitan por primera vez a una consulta odontológica, den un NO por respuesta ante la pregunta que si alguien les ha enseñado a cepillarse los dientes? OSICS pretende cambiar esta cifra.

Los autores concluyen: “muéstrame los dientes y te diré quién eres y lo que tu cuerpo necesita para estar en mejor estado de salud.”

Los alimentos cariogénicos son aquellos alimentos que al consumirse facilitan la formación de la placa bacteriana, fermentan más tiempo en boca y propician un ambiente ácido. Los hidratos de carbono son los alimentos cariogénicos por excelencia..

Estos alimentos cumplen con las siguientes características:

1. Propiedades físicas

  • Adhesividad. Cuanto más adhesivo sea el alimento, mayor tiempo permanecerá unido al diente. Es el caso de los turrones y golosinas.
  • Consistencia. Un alimento duro y fibroso como la manzana o la zanahoria ejercerá una acción de limpieza natural, autoclisis, sobre la boca. Los blandos tienen tendencia a adherirse, como los panes blandos, leche bovina, galletas, plátano, …
  • Tamaño de la partícula. Los formados por partículas pequeñas tienen mayor probabilidad de quedar retenidos en surcos y fisuras.

2. Ocasión en que se consume el alimento

La cariogenicidad de un alimento es mayor al ser comido entre las comidas principales, como a media mañana y media tarde, que cuando se ingiere durante ellas, en el desayuno, almuerzo y cena. El motivo es que durante las comidas se produce una mayor salivación, una modificación del pH bucal, y el variado de la alimentación obliga a un aumento de los movimientos musculares de mejillas, labios y lengua, por lo que se acelera la eliminación de residuos de forma natural y fisiológica.

3. Frecuencia

Cuanto más veces al día se esté ingiriendo alimentos ricos en hidratos de carbono, que son los alimentos que más cumplen con los criterios anteriores, mayor será el potencial cariogénico de estos.

A menudo es necesaria una valoración por parte de un profesional en odontología y prevención, cada paciente necesita de unas indicaciones y explicaciones específicas.

Paso 1

Enjuaga tu boca con agua para eliminar partículas sueltas.

Paso 2

Pasa tu cepillo de dientes sin pasta con un ángulo de 45º sobre las piezas dentarias y encías. Tienes que vibrar, rotar y botar Ver el vídeo

Paso 3

Usar la seda dental para limpiar la placa entre los dientes (punto de contacto, el punto más estrecho entre dos dientes contiguos). Ver el vídeo

Paso 4

Con los cepillos interdentales elimina la placa que se ubica en el espacio interproximal (entre punto de contacto y encía). Ver el vídeo

Con el cepillo interdental elimina la placa dentaria que no logra remover la seda. Ver el vídeo

Paso 5

Finalmente tienes que volver a pasar tu cepillo por todos los dientes, encías y lengua, utilizando la misma técnica del paso 2, pero esta vez con pasta de dientes preferiblemente con flúor, para proteger contra la caries, y sin detergente, para evitar reducir la saliva y así sus beneficios en boca.

Paso 6

Si usas pasta sin detergente, sólo elimina el exceso en boca.

Enjuágate levemente si usas una pasta con detergente para eliminar el exceso de espuma pero no demasiado para mantener flúor tópico en boca.

Artículos Relacionados